IMG_9217.jpg
Cómo cuidar tus Cuencos Tibetanos

Si ya tienes un cuenco Tibetano y quieres saber cómo cuidarlo, limpiarlo y protegerlo, esta nota es para ti! 

IMG_2306.jpg

Cómo Cuidarlo

Lo primero que debes saber es que el mayor enemigo de un Cuenco Tibetano es la humedad. Tanto del ambiente, como de nuestras manos y nuestra saliva. Ten en cuenta que el principal metal que compone la aleación de un cuenco es el cobre. Este metal tiende a oxidarse cuando se ve expuesto a la humedad, de la misma forma que lo hacen los monumentos en las plazas y las campanas en los templos, cuando son de cobre.  

Por suerte, es un tipo de oxido que solo mancha el metal y no lo corroe, a diferencia del oxido de hierro, que deshace el metal. Así que si tu cuenco se puso verde (se oxido), todavía puedes restaurarlo y dejarlo como nuevo!  

 

press to zoom

press to zoom
1/1

Cómo restaurarlo 

 

Lo ideal es que protejas siempre tu cuenco como te contamos antes, para que no tengas que llegar a este punto. Puedes repetir este proceso una vez por mes, o cada vez que que la superficie de tu cuenco se vea seca o sin brillo. Pero si tu cuenco ya se oxidó, puedes proceder de diferentes maneras, dependiendo del color de tu cuenco:

- Cuencos dorados: Consigue cualquier lustrametales y una esponja metálica muy fina. Aplica unas gotas sobre las manchas y frota con la esponja hasta que desaparezcan. Luego frota la totalidad del cuenco para obtener un acabado parejo. Para terminar, aplica unas gotas más sobre la superficie y lustra fuertemente con una franela. NO TEMAS! Los lustrametales actúan solo químicamente, no dañaran tu cuenco ni lo desafinarán (cómo cuentan algunos mitos). 

Cuencos Negros

 

Cuencos Negros: Este tipo de cuencos, cómo es el caso de los cuencos Sattva, cuentan con una película protectora que ayuda a reducir las posibilidades de oxidación. Sin embargo, si la exposición a la humedad ha sido muy prolongada, también pueden llegar a oxidarse.


Lo primero que debes probar es limpiarlos con aceite de coco, frota suavemente las manchas que tenga, con un paño y algunas gotas de aceite. Si las manchas son superficiales y tienen poco tiempo, saldrán fácilmente. Si son profundas y llevan mucho tiempo ahí, difícilmente podrás eliminarlas. 

Si son solo un par de manchas pequeñas las que no salen, te sugerimos dejarlo así. Pero si tú cuenco tiene muchos años y está muy manchado, puedes aplicar un poco de lustrametales y frotarlo fuertemente hasta que todo el cuenco quede dorado. Será bastante trabajoso pero tu cuenco quedará impecable y con un aspecto totalmente nuevo. 

press to zoom

press to zoom
1/1

Otros daños

Cabe mencionar que otra forma, tal vez muy obvia, de dañar tu cuenco, es golpeandolo. Por lo cual nunca debes permitir que este caiga al piso ni debes golpearlo demasiado fuerte con la baqueta. 

Cuando se fabrica un cuenco, se regulan diferentes tensiones internas en el metal. Que forman una estructura muy delicada, esta puede verse dañada por impactos demasiado fuertes. Procura que nunca caiga al piso, si esto ocurre y sientes que cambia su sonido, lo más apropiado sería que recurras al fabricante para que trate de ponerlo a punto nuevamente.

+ Acerca de NosotrosSomos creadores y fabricantes de diversos instrumentos para musicoterapia, como Gongs, Cuencos Tibetanos, Sattva Drum, Handpans, entre otros. Dedicamos nuestra energía a su estudio y desarrollo desde hace más de 10 años, usando una técnica especifica para cada instrumento y así lograr la mejor calidad posible, sobre todas las cosas. 

Mira lo que pasa cuando pones un
Cuenco Sattva sobre el agua
11.34.15.png