IMG_2252.jpg
7 Claves para elegir un buen
Cuenco Tibetano

Si estás buscando un Cuenco Tibetano, probablemente te encontraras con un gran numero de opciones, diseños, formas, historias y mitos. Por suerte, existe mucha información alrededor de estos hermosos instrumentos de mágicos sonidos, pero también encontraras información que resulte contradictoria. 

 

Así que armamos esta pequeña guía para que conozcas las opciones y estés bien informado antes de elegir. Cuando vayas a comprar un Cuenco Tibetano, ten en cuenta estas 7 claves:

El tamaño:

 

Depende principalmente del propósito que el cuenco tendrá en tu vida. Si lo buscas para conectar con el sonido a través de una meditación, para acompañar y/o complementar una clase de Yoga. O para un trabajo terapéutico más profundo, como los masajes sonoros o distintas áreas de la musicoterapia. 

 

Contrario a lo que se suele comentar, no es necesario contar con un cuenco para cada chakra o un kit entero. Puedes empezar con un solo cuenco, que será la puerta de entrada a este extenso camino.

Te sugerimos empezar por un tamaño medio, no elijas nunca el cuenco más pequeño. Si tu presupuesto es muy acotado, te sugerimos esperar un poco y ahorrar algo más. Porque los cuencos más pequeños son los más difíciles de tocar, lo cual te resultará muy frustrante y dificultará tu iniciación. Un cuenco de 14 o 15cm suele ser el más cómodo. Asegurate de que no sea demasiado pesado. Prueba sostenerlo sobre la palma de tu mano por unos 30 segundos. Busca la comodidad respecto al peso y tamaño. 

En nuestro curso gratis online, repasamos de detalle cuál es el tamaño, peso y forma ideal para cada propósito.

IMG_0726.jpg
Tibetan-singing-bowl.jpeg

El diseño:

 

Es por supuesto una parte importante de nuestro cuenco, pero no debe priorizarse nunca ante ninguno de los otros factores. Los cuencos más hermosos y llamativos, suelen centrar su potencial en este aspecto, usualmente descuidando por completo los verdaderamente importantes, como el sonido o la técnica de fabricación. 

 

Si bien el acabado debe reflejar el grado de dedicación que su creador le brindó, los mejores cuencos suelen tener un diseño más bien sobrio o rústico, antes que excesivamente decorado. 

Los cuencos pintados con colores, suelen ser producidos de forma masiva, nunca hemos encontrado un cuenco pintado que suene bien. En nuestro curso gratis online revisamos decenas de modelos y diseños de cuencos, para que sepas bien cuales descartar y cuales elegir.  

Su procedencia: 

 

Los verdaderos Cuencos Tibetanos están hechos de forma artesanal. Su fabricación requiere mucha dedicación y diversos cuidados en todo el proceso de elaboración. Por lo tanto, lo mejor es comprarlo a alguien que sé dedique plenamente a este arte y no a un gigante comercio online, como Amazon o Ali Express, donde es imposible conocer al artista detrás de la obra y que ofrecen productos de muy baja calidad. Te recomendamos investigar sobre el fabricante, conoce su trabajo, observa cuánta dedicación y conexión emplea en el. Evita los comercios masivos que solo centran su atención en los numeros

 

Por otro lado, nos suelen contar que los mejores cuencos  se hacen en la India. Esto solía ser cierto, pero en la actualidad, India y Nepal dejaron de ser el centro de actividad, desvirtuados por el turismo y el comercio masivo. Hoy en día, lamentablemente, que un cuenco sea hecho en India no nos asegura una buena calidad. En internet abundan los videos de cómo los pobladores son explotados bajo terribles condiciones de trabajo, por unos centavos de dólar al día. Muy distante de la idea que nos suelen contar, sobre un monje elaborando cuencos en un templo lejano.  En nuestro curso gratis online sobre Cuencos Tibetanos, revisamos este tema en profundidad.

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/4
dea734_a0584617455947358471915448fd6da7~mv2_d_5760_3840_s_4_2.jpg

Los 7 metales:

 

Probablemente hayas escuchado varias veces el mito de los 7 metales. Cuenta que un buen cuenco necesita estar compuesto por 7 metales para sonar correctamente o tener ciertas propiedades curativas. Si bien en la teoría este mito es muy atractivo, está totalmente infundado. Los metales que indica cómo necesarios son el Oro, la Plata, el Cobre, el Mercurio, el Estaño, el Hierro y el Plomo. Pudiendo variar entre relato y relato. 

 

 Este mito se desmorona si reparamos en que no todos estos metales pueden mezclarse entre si, no es posible alearlos establemente. De la misma forma que el agua y el aceite, el hierro y el oro, o el cobre y el mercurio simplemente no se mezclan. Además algunos de estos metales son tan tóxicos, que el simple hecho de tocarlos puede generar daños en tu piel y salud a largo plazo, como el mercurio y el plomo (neurotoxico). Son metales que realmente no querrías tener en tu cuenco. Y por suerte, nunca lo están.  

Te recomendamos que, si encuentras un cuenco que dice contener 7 metales, solicites con este, una certificación del contenido. De esta forma podrás saber cuantos gramos de Oro o Plata lo forman, o si contiene metales que son perjudiciales para tu salud. O mejor aún, simple y claro: Alejate de quien intente venderte cuencos "hechos de 7 metales". Porque es el primer indicio de que trata de venderte un producto a como dé lugar, sin hacerse responsable de su discurso. 

La gran mayoría, y los mejores Cuencos Tibetanos están hechos de cobre, estaño, zinc, y/o Niquel, combinados en distintas proporciones. Son los metales que encontrarás en los mejores cuencos Nepaleses de antaño. Fuera de eso, realmente no necesitas gastar una fortuna en un cuenco que contenga unos gramos de oro o plata. 

Conoce más detalles y lee más sobre este mito aquí

Captura de pantalla 2022-02-10 a las 17.36.56.png

Cómo fue hecho: 

 

Existen diversos métodos para fabricar un Cuenco Tibetano, algunos más favorables que otros. Los más usados son: el repujado, el martillado, el estampado, y la fundición. Este ultimo, es el que menor calidad produce.

 

Lo más importante es el resultado, un excelente método de fabricación mal aplicado, puede producir un cuenco de muy baja calidad. Existe la tendencia a creer que los cuencos martillados son los mejores, pero esto siempre dependerá de la experiencia de quien lo fabrica. 

 

En base a nuestros 12 años de experiencia, y conocimiento, nuestro método de fabricación favorito es el repujado. Ya que permite un mayor control sobre el balance entre los sonidos contenidos dentro del cuenco. Preguntale siempre al fabricante qué metodo de elaboración utiliza y por qué.

 

Tratar de descubrir que método se empleó para fabricar el cuenco que tenemos en nuestras manos puede ser de mucha ayuda, pero requiere conocer muchos detalles. En nuestro curso gratis online te los contamos todos, para que puedas hacer la elección correcta. Vemos paso a paso cada método y técnica de fabricación. 

La baqueta

Existen muchas formas y tamaños de baquetas, pero, ¿Cuál es la correcta? Los 3 tipos de baquetas más comunes son: Baqueta de madera sin recubrir, baqueta recubierta con cuero gamuzado, mazo. 

Siempre debes evitar el primer tipo de baqueta, ya que al no estar recubierta, generará un sonido muy rasposo, agudo, estridente y metálico. Un sonido con el cual nunca podrás relajarte. La segunda es la más apropiada, no importa mucho la forma ni el material que conforme el cuerpo de la misma. Pero sí que la parte que estará en contacto con el cuenco, esté recubierta con al menos una capa de cuero gamuzado o goma. A fin de evitar que se produzcan sonidos estridentes, estos materiales generarán la fricción necesaria para que el cuenco suene. Toma la baqueta en tu mano y asegurate de que se sienta cómoda, que no sea demasiado pesada ni muy ligera. 

El tercer tipo de baqueta, los mazos, son utilizados para percutir cuencos muy grandes. De 30cm en adelante, son baquetas pesadas que buscan estimular los sonidos más graves de los cuencos. No se utilizan nunca para frotarlos, solo percutirlos, y no deben ser usados en cuencos pequeños.

Santiago Rojas.JPG

El sonido: 

 

Y por ultimo el punto más importante. Si bien los 6 anteriores también lo son, no dejes que te distraigan demasiado. Un buen cuenco es el que suena bien! Puede estar hecho con los mejores metales o con el mejor método que la experiencia pueda proveer. Pero sí suena mal, no es un buen cuenco.

 

Lo más importante, en nuestra opinión y experiencia terapéutica, es que el cuenco refleje en su sonido, todo el amor que un artesano pone en su trabajo. En la dedicación a cada detalle y parte del proceso de elaboración, la energía que pone en su trabajo, y el conocimiento que sus años de experiencia han nutrido. Estos factores resultan en un indiscutible y maravilloso sonido que puedes percibir con facilidad. 

Un cuenco que suene hermoso, podrá producir estados de igual belleza. Un cuenco que suene estridente o poco armonioso, difícilmente logrará si quiera relajarte. 

IMG_0889.jpg

Si te gustó esta breve guía, quieres saber más sobre los Cuencos Tibetanos y profundizar en estos conceptos, te invitamos a participar en nuestro próximo curso gratuito de introducción a los Cuencos Tibetanos. Donde hablamos muchos más sobre cada uno de estos puntos, encuéntralo aquí

+ Acerca de NosotrosSomos creadores y fabricantes de diversos instrumentos para musicoterapia, como Gongs, Cuencos Tibetanos, Sattva Drum, Handpans, entre otros. Dedicamos nuestra energía a su estudio y desarrollo desde hace más de 10 años, usando una técnica especifica para cada instrumento y así lograr la mejor calidad posible, sobre todas las cosas. 

Mira lo que pasa cuando pones un
Cuenco Sattva sobre el agua
11.34.15.png